Revelado manual, Introduccion

En el mundo de la fotografía, la aparición de los negativos en base a gelatinas fue un gran avance que permitió masificar la fotografía, hacerla mas portátil y desarrollar tecnologías que aumentaron las sensibilidades a lo que hoy conocemos.

En el proceso de obtención de una imagen hay dos etapas que son sumamente críticas. Una de ellas es la exposición de la película y otra es el revelado.


La película está compuesta de sales de plata suspendidos en una gelatina encima de un soporte plástico. Estas sales al entrar en contacto con la energía que les provee la luz que llega, las convierte en partículas de plata metálica que mas tarde deben oxidarse para mostrar la imagen latente que se formó en el momento de la exposición.

Éste proceso es lo que se conoce como revelado.

La cantidad de plata que se forma en estado metálico sobre la gelatina depende de la cantidad de luz que le llegue (y claro, de su sensibilidad también), a más luz, mas plata, dando origen a lo que se conoce como “densidad”. Es evidente que mientras mas densa la capa de plata metálica, menos luz deja pasar, más oscuro se ve esa zona del negativo. Gracias la posibilidad de lograr estas diferencias de densidades es lo que nos permite captar detalles en una fotografía.

Esto vale para todos los soportes fotográficos basados en película química, independiente de su tecnología, siempre es una sal que genera una densidad sobre el soporte por acción de la luz. En el caso de las películas basadas en plata (prácticamente el 99.99% de las soluciones comerciales existentes hoy en día), todas reaccionan de manera similar a los químicos de revelado, al menos, en principio. Por este motivo, es que el aprendizaje de la fotografía química en blanco y negro es el punto de partida en una gran cantidad de instituciones de educación superior de fotografía.

Exposición y revelado son dos cosas que deben estudiarse de la mano y de manera profunda. La rama que los asocia son la fotometría y la densitometría respectivamente de lo que hablaré en entradas futuras ya que me parece algo nocivo lo que sucede hoy en día con las cámaras digitales, arruinando la percepción de la exposición y revelado, por que estos aparatos lo hacen todo de manera automática y en el intertanto se cometen errores bastante frecuentes asociados a la exposición.

Los fotómetros de luz reflejada que contienen las cámaras fotográficas asumen que el objeto que se esta midiendo refleja el 18% de toda la luz que les llega y esto casi nunca es así. En el caso de la piel humana, sólo las pieles más morenas (un mulato moreno por ejemplo) refleja esa cantidad de luz, pero tonos de piel mas claros u oscuros reflejan distintas cantidades de luz y la cámara generalmente equivoca la medición y exposición que se realiza con el fotómetro de ésta. En el caso de las pieles de ésta zona del mundo, la exposición necesaria para que el tono de piel sea correcto es habitualmente entre ½ y 1 paso entero de luz por sobre lo que nos pide el fotómetro.

Esto provoca en la fotografía monocromática que el tono de gris se vea más oscuro y en la fotografía a color que la piel se vea mas morena y de saturación mas intensa. Cualquier color medianamente dominante (pieles rojizas, anaranjadas, etc…) en la piel se ve exagerado y poco natural por culpa de la subexposición. Los maquillajes se ven muy recargados etc. Esto, al mismo tiempo que toda la demás escena se esta exponiendo incorrectamente y se pierden detalles, texturas y colores por culpa de la medición equivocada.

Una solución a esto, es andar con una tarjeta de gris medio y medir la luz sobre ésta o bien andar con un fotómetro de mano, dos soluciones incomodas y poco habituales. La otra es simplemente documentarse sobre el proceso de fonometría y practicar, practicar, practicar hasta lograr la experiencia y percepción adecuada, que a su vez dependerá del soporte elegido, recuerden que el contraste, saturación y latitud depende de cada cámara digital o de cada película que se emplee.

Una fotografía que se exponga para el gris medio de cada soporte, tendrá la mayor cantidad de detalles y texturas. Esto es el ideal, es la exposición normal y el revelado posterior será también normal (revelado digital o analógico, el criterio vale para ambos).

En el caso de la fotografía digital, si la exposición es normal no es necesario mas tarde ajustar la exposición con técnicas digitales (como derechear histograma en caso de sobre exposición o subir las altas luces en caso de sub exposición). En el caso de las fotografías analógicas o químicas, no es necesario “forzar” la película en caso de subexposición o de sub revelar en caso de sobre exposición. En ambos casos, tanto digital como analógico, resolver los errores de exposición cometidos en el momento de hacer la fotografía bajan la cantidad de detalles que se podrían haber captado y alteran la percepción del color, del grano, de la latitud del soporte, etc.

Al margen de esto, el entender el comportamiento y limitaciones de nuestras herramientas, nos permite también hacer mejor uso de estas. Se supone que si uno de manera deliberada cambia la exposición de una fotografía por una cuestión práctica o bien para lograr un determinado efecto ya no está cometiendo error, pero lamentablemente muchos no lo entienden así, en cambio hacen uso y abuso de una mala técnica confiados en que podrán resolver mas tarde y que al final “es lo mismo”, pero ciertamente que no es lo mismo.

De todo esto me extenderé en el futuro, ahora sólo me interesa hacer conciencia sobre la atención necesaria a la hora de exponer una fotografía, sólo por que afecta a la densidad en el revelado manual, ojo con ello.

La sugerencia antes de seguir con el siguiente tema, es comprar un negativo blanco y negro, cualquiera de su agrado o de su presupuesto, y tomar fotografias en distintos tipos de situaciones de luz y contraste, de dia, de noche, en interior, a pleno sol, con flash, sin flash, etc... y luego hacer la prueba con el revelado.

Lo ideal para aprender bien es realizar fotografías con horquillado o braketing de 1 punto, o sea, hacer una secuencia de tres imagenes identicas con diferencia de 1 punto de exposición, donde una está subexpuesta 1 punto, otra sobre expuesta 1 punto y la tercera con exposición normal. Hacer esto permite tener una mejor idea sobre la densidad lograda en la exposición y revelado, además que frente a cualquier error grave en el proceso de revelado, al menos una imagen de las tres se podría rescatar :)

4 comentarios:

  1. Te felicito, acabo de meterme en esto de la fotografía análoga y me encanto tu articulo, me sorprende q por la fecha nadie lo haya comentado aun.
    Saludos y seguire leyendo con mucha atencion.

    ResponderEliminar
  2. Gracias.

    En general se leen bastante estas entradas, pero es raro que alguien las comente.

    Si tienes dudas y las haces llegar en los comentarios, me tomare todo el tiempo necesario para responder en detalle.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. ojala aun exista, acabo de rescatar una vitomatica y esoero darle uso, además intebtar rvelar, ojala pueda encontrar algo para comprar y hacerme un minilab

    ResponderEliminar
  4. Si, en distribuidora cientifica venden los quimicos individuales para hacer formulas y en la calle tenderini los vdenden ya preparados

    ResponderEliminar