Fotografia Redscale, comparativa

En esta entrada anterior mostré el procedimiento para autoconstruir la película “redscale”, aunque también es posible comprarla hecha en las tiendas que venden películas para “lomografía” claro que a un precio bastante sobre valuado.

Parte de la motivación de realizar este experimento, fue que cuando quise investigar el tema, no había buena información disponible, estructurada y ordenada al respecto, mucho menos es completa como para dilucidar las dudas genuinas de implementar esta técnica.
Primera cosa a saber: Al exponer la película por la capa anti halo, se pierden de manera efectiva 3 puntos de sensibilidad. Esto significa que si empleo una película de ISO 400, debo exponerla como una película de ISO 50 para poder aprovechar el máximo de capacidad de la película.

Segundo, gracias a la latitud de la película, es posible subexponer 1 y 2 EV la emulsión dando otra clase de efecto. Como al subexponer una fotografía se gana saturación y las imágenes contienen una dominante rojiza, al subexponer la película, la dominante se hace más presente, de modo que:

Usando película de ISO 400

  • A ISO 200, la imagen se ve roja, la foto es monocromática, en escala de rojos (Redscale)
  • A ISO 100, la imagen se ve anaranjada, la foto es monocromática pero a penas se ven notas de otros colores, en especial si los colores son muy fuertes. 
  • A ISO  50, la imagen se ve amarillenta y la imagen comienza a reproducir otros colores aparte del rojo que se ven con tonos pasteles.
  • A mayor ISO que 200 las fotos quedan muy subexpuestas e inutilizables, a menor ISO que 50 quedan reventadas, pero en las proximidades a ISO 50 el resultado es bastante exitoso, podríamos usarla como una fotografía incluso comercial, no sólo como una rareza de fotógrafos.
De todos modos, el resultado dependerá de la marca y modelo de película a emplear, así que para pulir el dominio de la técnica redscale sólo queda practicar, practicar, practicar.

Para este experimento, quise dramatizar un poco más los problemas de usar un redscale y es por ello que compre la película más barata que pille en el comercio local, la Kodak ProImage 100. Es una película de ISO 100 que para compensar la enorme pérdida que se produce al ser expuesta por la capa anti halo, la forcé dos puntos en el revelado, de modo que trabajé como si se tratara de una película de ISO 400 (ganando grano y perdiendo contraste por cierto).

Acá un detalle del grano que se forma al forzar el negativo en 2 puntos.
Subexpuesta 1 punto
Expuesta correctamente
Como comentario final, durante el proceso de inversión del rollo, lamentablemente lo rallé. Presumo que fué por culpa del cartucho donde metí la película, ya que fué uno que estuvo guardado mucho tiempo que con toda seguridad tenia polvo o partículas de arena en el borde por donde se alimenta la película. Les sugiero tener algo de cuidado con este detalle ya que podrían perder muchas fotografías exitosas. Un consejo útil sería el de guardar los cartuchos vacíos a penas se desocupen dentro de sus respectivos contenedores plásticos a fin de evitar que se contaminen con polvo. No subiré las fotografías retocadas ya que atentan contra mi metodología de trabajo y lo que quiero es mostrar realidades, de todos modos, este problema no es tan grave, unos cuantos minutos en Photoshop rescataron de manera satisfactorias todas las imagenes para ser impresas a gran tamaño.

Desarrollo:

Como siempre intento poner a prueba esta clase de materiales a situaciones de alta exigencia, invité a Solange, maquilladora profesional y a la modelo profesional Mariel N. a quien le realicé fotografías apoyado con un flash en atril y sin paraguas en la calle. Las fotos fueron tomadas incluyendo la luz ambiental de última hora del día para generar imágenes de contraste medio y luego fotografías nocturnas para evaluar el comportamiento de la película en condiciones de alto contraste.

El objetivo de incluir a una modelo en este desarrollo, es que controlar el efecto de iluminación mezclando luz ambiental + flash es un problema de relativa complejidad, pero cuando se incluye a una persona, la piel debe estar adecuadamente expuesta, lo que me permite tener una idea más fiel sobre el comportamiento de la película y dandole algo más de dificultad a la aplicación (más entretenido para mi :) ).

Estos son los resultados y comparativas con la cámara digital.

Redscale tomada a ISO 200
Digital Tomada a ISO 200
Redscale Tomada a ISO 100
Digital Tomada a ISO 100
Redscale tomada a ISO 50
Digital Tomada a ISO 100 (1 diafragma mas cerrado)
Redscale de alto contraste a ISO 50
Digital de alto contraste a ISO 100 (1 diafragma mas cerrado)
Análisis y conclusiones: 
  • Bajo mi subjetivo criterio, considero que a ISO 50 es cuando se aprovecha mejor la película.
  • A pesar del ruido electrónico y las partículas de polvo del escaneado, se aprecia que hay mayor ganancia en detalle cuando la iluminación global de la película es más homogénea, cuando hay más luz ambiental.
  • Definitivamente el hay que tener muy en consideración usar cartuchos nuevos para autoconstruir el efecto ya que de otro modo las ralladuras son un grave problema. 
  • Con el mismo scanner, pero con una película de mejor calidad, sin forzado y con iluminación más homogénea, se logra obtener imágenes de mayor resolución. 
  • Es un buen efecto, pero para hacerlo en serio hay que emplear una película de calidad ISO 400 u 800 y no tener la necesidad de forzar, aunque ya eso es una cuestión puramente personal.
Continúa acá
    Saludos

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario